Recursos para las molestias en el embarazo

El embarazo suele venir acompañado de alegrías y también de molestias.
A medida que crece «la panza» aparecen distintas molestias.
Podemos quejarnos y padecerlas, o podemos tener una actitud activa.
En las próximas semanas te vamos a ofrecer una serie de recursos para que te ayudes con los malestares más comunes del
embarazo.

Edemas
Se producen por el aumento del líquido en las partes inferiores. La presión del útero en los vasos sanguíneos que llevan la sangre de las partes inferiores al corazón, dificultan la circulación de retorno.

Recursos
Acostarse en el piso con las piernas en alto por lo menos diez minutos diarios.
Restringir la cantidad de sal en las comidas. Tomar mucho líquido. Evitar el sobrepeso.

Calambres
Dolor intenso en el muslo, la pantorrilla o el pie. A veces puede haber falta de magnesio.
Recursos:
Respiración abdominal, masaje en la zona dolorida. Preventivamente, es conveniente movilizar la articulación del pie: rotación del tobillo, elongación del talón y del empeine. Caminar descalzas para fortalecer el sostén del pie.

Esguinces
Suelen producirse debido al efecto de lasitud en las articulaciones que provoca la hormona relaxina. La función de esta hormona es la de abrir la articulación del pubis para facilitar el tránsito de la cabeza del bebe.
Recursos:
Similares a los recomendados para los calambres.
Respiración abdominal, masaje en la zona dolorida. Preventivamente, es conveniente movilizar la articulación del pie: rotación del tobillo, elongación del talón y del empeine. Caminar descalzas para fortalecer el sostén del pie.

Varices
En general las várices aparecen cuando hay antecedentes familiares. La cabeza del bebe presiona las venas pélvicas produciendo acumulación de sangre en las venas de las piernas, produciendo su inflamación
Recursos:
Evitar estar de pie mucho tiempo. Dedicar por lo menos diez minutos diarios a acostarse en el piso con las piernas en alto.

Dolor lumbar
Suele aparecer en el tercer trimestre y se debe al desplazamiento del eje de la gravedad, producto del crecimiento del útero.
Recursos:
Evitar estar mucho de pie. Acostarse en el suelo con las piernas recogidas y masajear la zona lumbar moviendo las piernas hacia adelante y hacia atrás, hacia los costados, en redondo, etc. Hacer torsiones, llevando las piernas hacia un costado y hacia el otro, sin levantar los hombros del piso. Tomar masajes.

Malestar pélvico
Se produce porque la cabeza del bebe comprime los nervios en la ingle y la cara interior de los muslos y el punto donde se unen los huesos del pubis.
Recursos:
Evitar estar mucho tiempo de pie.
Acostarse en el piso con las piernas en alto.
Practicar la respiración abdominal.
Favorecer ejercicios de elongación de las ingles (acostadas, flexionar una pierna llevando la rodilla en dirección al pecho, estirando lo más posible la otra).
Favorecer ejercicios de elongación de los músculos aductores(cara interna de la pierna).

Incontinencia urinaria

La presión del útero sobre la vejiga limita su capacidad. Esto sucede generalmente cuando tosen o se ríen
Recursos:
Evacuar la vejiga seguido.
Practicar con regularidad los ejercicios de Kegel (contracción y relajación de los músculos vaginales).

Acidez estomacal

Se produce porque, al aumentar el tamaño del útero, hay presión del útero sobre el diafragma.
Recursos:
Tratar de comer poco y seguido cada vez.
Evitar ingerir alimentos antes de ir a la cama.
Practicar la respiración intercostal (llevando el aire a las costillas)
Practicar ejercicios de elongación de los músculos intercostales( estirarse y desperezarse hacia los costados)

Dolor de las costillas
Cuando el útero crece, las costillas se comprimen. También puede deberse a un exceso de movimientos del bebe. En general disminuye cuando la cabeza del bebe se encaja en la cavidad de la pelvis.
Recursos:
Practicar la respiración intercostal (llevando el aire a las costillas).
Hacer ejercicios de elongación de los músculos intercostales (estiramientos y desperezamientos hacia los costados). Expandir la respiración en esa zona. Hacer torsiones de la columna a la altura de las vértebras dorsales.

Ansiedad

Las dos manifestaciones más frecuentes en el embarazo son: el aumento de peso y el insomnio.

Aumento excesivo de peso
Suele ocurrir que haya en el embarazo una necesidad de comer más y ciertas apetencias que no se tenían antes : (cítricos, dulces, etc)
Recursos:
Tratar de reemplazar el abrir la heladera por alguna otra acción: por ejemplo, tomar un vaso de agua antes de tentarse, tener a mano alguna ayuda «dietética»( por ejemplo una fruta, un yogurt, gelatina), comer poco y seguido para evitar la sensación de languidez, practicar la respiración abdominal para serenarse, salir a dar un paseo, etc.

Insomnio
Puede aparecer al no encontrar una posición adecuada para dormir. Pero también puede aparecer por alguna cuestión que la esté inquietando.
Recursos:
Tomar un vaso de leche tibia antes de acostarse .
Evitar comer carnes rojas en la cena.
Darse un baño de inmersión.
Recostarse en el piso y realizar diez respiraciones abdominales, acompañar este ejercicio con música suave.
Visualización: tratar de visualizar un paisaje que le permita lograr cierta placidez y relajación.

Dolor de espalda
En general, se debe a una mala postura. Puede deberse también a sobrepeso.
Recursos:
Ejercicios: en cuatro patas. moverse como los gatos, para movilizar toda la columna.
Boca arriba: acostada en el piso, con las piernas flexionadas sobre un lado, mover el brazo haciendo un círculo con la mano y el brazo, elongando los músculos pectorales.

Sensibilidad en los pezones
Algunas mujeres sienten sus pechos más sensibles que antes del embarazo, para otras esto ya era así antes de embarazarse. Esta sensibilidad hace que la preparación de los pezones para la lactancia sea sumamente dolorosa.
Recursos:
1) No tocar directamente los pezones, sólo producir suaves roces de la ropa sobre el pecho sin corpiño .
2) Después de un tiempo, cuando haya aumentado la tolerancia de la ropa sobre la piel, puede empezar a explorar la piel con la mano, suavemente, sin presionar.
3) Poner un poco de crema de caléndula en la yema de los dedos y masajear el pezón y todo el pecho.

Dificultad para respirar
La compresión del diafragma por el útero dificulta el libre paso del aire.
Recursos:
Practicar la respiración intercostal .
Elongar los músculos intercostales, desperezamientos, estiramientos, etc.

Dolor de cuello
La mala postura y el sobrepeso, pueden ocasionar dolor en las vértebras cervicales y los trapecios. Sobre el final del embarazo, la dificultad para encontrar una posición adecuada para dormir, puede también ocasionar dolor.
Recursos:
El masaje, puede aliviar las tensiones. Este puede ser manual, o puede también hacerse dejando caer el agua caliente de la ducha sobre la zona dolorida.
Se puede aliviar también haciendo movimientos con la cabeza: llevar el mentón en dirección al hombro izquierdo, luego hacia arriba, luego hacia el hombro derecho, luego dejando caer la cabeza hacia abajo, repitiendo estos movimientos en la dirección contraria.
Es recomendable también recostarse en el suelo por un rato para dejar que toda la columna repose.

El famoso «bolsito».
Cuando una mujer está cerca de tener a su bebé, una de las preguntas más comunes es :
«Y….. ya preparaste el bolso?»
Pensamos que tener el bolso preparado, simboliza el hecho de que ya falta poco para el gran acontecimiento, de que estamos listas para parir, de que el bebé puede nacer porque ya está todo.
Pero, qué cosas son útiles llevar?
Les proponemos una lista . Después cada una le va a agregar aquellas cosas personales que consideren importantes.
Ahí va la lista:
-Ropita para sacar al bebé del sanatorio. (En muchos lugares te dan la ropa, sino, tener que incluir también ropa para los días que estés internada)
-Corpiños cómodos para amamantar y bombachas grandes y cómodas
-Uno o dos camisones o piyamas para usar durante el día (conviene llevar un camisón o una remera vieja para la noche, ya que puede haber pérdidas de sangre importantes y no queremos manchar los camisones nuevos!)
-Chinelas o pantuflas
-Todo lo necesario para asearte, pero no perfume!. El bebé tiene un recuerdo del olor de tu piel y ésto le da serenidad y lo tranquiliza.
-Llevate algunas cosas que te resulten familiares ( fotos, música, algún muñequito), para sentirte más a gusto en el sanatorio
-Llevale una muda a tu marido, para que se pueda él también bañar y estar confortable si se queda a dormir
-Importante! Llevate un secador de pelo para secarte los puntos de la episiotomía después que te higienizás
-Llevate algún libro de amamantamiento para recordar cómo es el tema de la bajada de la leche
-Podés llevar varios chupetes distintos para ofrecerle a tu bebé cuando esté inquieto. Los bebés necesitan succionar y las mamás necesitan cuidar de sus pezones!!
-Tratá de llevar alguna ropa suelta y cómoda para vos, para salir del sanatorio que no sea la que usaste durante el embarazo. El cambio del esquema corporal es muy abrupto: pasás de tener una panza grandota a tener una pancita que no es ni de embarazo ni de gordura. Es un cuerpo que no reconocemos al principio.Ya no estamos embarazadas, pero tampoco es el cuerpo de antes.
-Ah! Y no te olvides de llevar la lista de todos a quienes le querés avisar del nacimiento de tu hijo! No queremos que nadie se enoje, no?

Deja un comentario