Acompañamiento en situaciones no convencionales

Description

Trabajo realizado por Doulas Natal, Octubre 2017.

Autoras: Angélica Alegre Permuy, Agustina Salerno, Cecilia Romero, Daniela Lafuente, Glenda Tamame, Maricel Abayu, Maricel Buchhammer, Mariela Di Mauro y María Soledad López.

 

El acompañamiento de la mujer gestante en situaciones no convencionales

Marco Teórico

El trabajo está basado en la observación y seguimiento de situaciones de embarazo no convencionales que se encuentran bajo la mirada de prejuicios tanto personales como los provenientes del entorno y sociedad que los envuelve.

Estos abordajes surgen de advertir que no se encuentra una base bibliográfica ni legal que respalde estos procesos, como tampoco se evidencian acompañamientos desde lo emocional y psico-social, lo que nos lleva a encontrarnos con un vacío muy grande en la materia.

Cuando nos encontramos frente a mujeres embarazadas que por distintos factores pueden tener una discapacidad o por el contrario son mujeres aparentemente sanas que están gestando un bebé que llega a este mundo con una discapacidad, podemos percibir que la mirada esta puesta en lo patológico, en lo que “está mal” – tanto en ellas como en el bebé – , en lo médico y tangible, y no en el camino que deberá transitar emocionalmente esa mujer, en como impacta en ella esta gestación, en como poder volver a conectarse con ese bebé que imaginó como ideal y ya no lo es.

Por otro lado, es una realidad que nuestra sociedad pone una mirada con un impacto muchas veces negativo y prejuicioso sobre aquellos casos en donde las mujeres deciden llevar a cabo un embarazo de forma asistida y no convencional.

Esto nos hace reflexionar y cuestionar además cómo estas situaciones, que no suelen ser las tradicionales, pueden influir generando miedos y emociones totalmente negativas que pueden impactar profundamente en el desencadenamiento normal de un trabajo de parto y parto.

El cuestionamiento que surge a partir de aquí es replantear el rol de la Doula, en el acompañamiento y alumbramiento de todo el proceso emocional que puedan conllevar dichos embarazos, haciendo especial hincapié en la observación de los miedos y emociones negativas que puedan aparecer, de modo que sean miradas, escuchadas, aceptadas, contenidas y al fin liberadas por aquellas mujeres que se embarquen en el proceso de traer un hijo a este mundo, en un contexto no convencional.

Lo que promovemos es abordar estas áreas para poder adquirir las herramientas necesarias que nos ayuden a vislumbrar un acompañamiento adecuado, respetuoso de los sentimientos y decisiones de la mujer gestante, a modo de ayudarla a transitar este proceso tomando consciencia de las sombras que pueden despertar los miedos, prejuicios tanto internos como externos y como esto puede llegar a impactar en su gestación y nacimiento de ese bebé.

Anexo I

Uno de los temas que nos interesa sacar a la luz es el tipo de marco legal o protección con los que cuentan aquellas mujeres que transitan una discapacidad tanto congénita como adquirida, a modo de poder hacer un acompañamiento en todo aspecto, entendiendo que nos vamos a encontrar con vacíos en lo que se refiere a legislación. Nuestro interés es poder sentar antecedentes para este tipo de embarazos.

Objetivos:

Los objetivos que nos proponemos a través de este trabajo son varios, por un lado poder pensar e interrogarnos sobre el rol que la Doula puede desempeñar en el acompañamiento en embarazos no convencionales, reflexionar sobre las herramientas que pueden ser aprendidas para ser utilizadas en favor de un acompañamiento propio y beneficioso, indagar sobre las necesidades que la mama/pareja que atraviesa estas situaciones de embarazo no convencional puedan tener y puedan cubrirse desde nuestro rol, aprender sobre los marcos legales que existen y dan referencia y respaldo a cada situación, etc.

Por otro lado, descubrir el campo de trabajo implicado en estos contextos, revisar las áreas posibles de desempeño del rol, tomando cuenta del abanico de posibilidades que implica un “embarazo no convencional”.

También nos proponemos poder adquirir herramientas para poder acompañar desde la empatía y el respeto, todas las situaciones que se puedan presentar, utilizando también herramientas desde el área psico corporal, para poder darle a la mama/pareja el espacio que necesite para poder ir relatando, observando y trabajando las emociones, situaciones de angustia, estrés o dificultad, que la experiencia de embarazo le esté generando.

Leyes de atención a mujeres embarazadas con discapacidad física o intelectual

La situación que describimos a continuación no pretende tener rigor científico, si no, reflejar una realidad que transitan cientos de personas en nuestro país al buscar un acompañamiento especifico y cualificado que contenga a la embarazada y su entorno en un embarazo transitado con discapacidad física o intelectual.

Al investigar sobre leyes que contemplen esta posibilidad solo accedemos a la Ley 14.564 que establece la prioridad de atención a embarazadas, discapacitados o ancianos en la Pcia. De Bs. As pero nada concreto que haya reglamentado protocolos de acompañamiento a mujeres gestantes y su entorno en esta situación particular.

Alguna de las dudas que nos surgen son las siguientes y nos invitan a reflexionar como disparador para ejercer nuestro rol en estas situaciones no convencionales:

  •        ¿Hay sillas de parto para mujeres con movilidad reducida o patologías que les impidan acceder          a una silla común de parto?
  •        ¿Cómo se acompaña a una mujer sorda en un embarazo o trabajo de parto?
  •        ¿Hay maneras de que una madre con ceguera pueda vivenciar la ecografía de su bebé?
  •        ¿Hay protocolos de acompañamiento desde el área de Salud Mental de las Instituciones                       públicas y privadas para la embarazada y su entorno?
  •        ¿Tiene la embarazada con discapacidad acceso a la mayor información posible, Información                certera, actualizada, acorde a su necesidad?
  •        ¿Están preparadas las instituciones y sus profesionales para ir más allá de la práctica corriente          y abrir nuevas posibilidades más inclusivas, con más compromiso?

Las preguntas son interminables las respuestas escasas o nulas. Vemos la necesidad urgente de legislar a favor de este grupo de personas, creyendo que, no solo el aborto, la cesárea o la adopción aparezcan como únicas opciones, sino que se promueva como deber, acompañar y facilitar de todas las maneras posibles la oportunidad de ser madres, llevando adelante el acompañamiento de la gestación sin prejuicios ni trabas irreales e innecesarias. Reconocemos también que en un país con una cultura institucional intervencionista el desafío es largo.

Esperamos que a partir de las nuevas miradas sobre el parto respetado y los derechos humanos comience a abrirse camino hacia una mayor igualdad en el respeto y las oportunidades de cada mujer y su entorno.

Como Doulas creemos que la dificultad nos llevará a superarnos a nosotras mismas, a capacitarnos más, crecer en empatía, y definitivamente defender la idea de que lo que nos vuelve humanos es ponernos en lugar de otros sin juicio, sin prejuicio, simplemente ofreciendo nuestras herramientas con humildad, al servicio del amor y el respeto y que nos promoverá nuestra disposición a crecer y aprender en cada acompañamiento.

Desarrollo del acompañamiento

A través de los artículos que hemos leído donde se relatan historias verídicas de mujeres embarazadas con algún tipo de discapacidad, mujeres con embarazos por inseminación artificial, ovo donación, embarazos adolescentes o luego de los 40 años, todas las futuras mamás resaltan que su mirada está o estuvo puesta más en el “qué dirán” que en su propio cuerpo o necesidades.

Esto nos lleva a la reflexionar que en realidad este grupo de personas, como parte de la sociedad sigue viviendo el fraccionamiento entre cuerpo y mente. La mente domina el cuerpo, y la mente puesta en el otro, ni siquiera en uno mismo.

Leímos sobre un caso de una mujer cuya discapacidad la llevó a estar en silla de ruedas. Cuando quedó embarazada notó que su obstetra se sentía muy incómodo llevando adelante ese embarazo. Esta mujer podía percibir dicha incomodidad notando que se fundaba en prejuicios y no en falta de conocimiento para llevar a cabo su labor como obstetra. En psicología esta situación suele llamarse “efecto espejo”, rechazo de la situación que llega, por miedo a que suceda en uno mismo, en consecuencia se opta por no enfrentar la situación, no mirarla, no aceptarla.

Esta paciente fue derivada a un profesional especialista en embarazos de riesgo, aun no existiendo ningún riesgo inherente a la gestación. También fue derivada a un genetista, informándole que iba a designar si ella debía continuar con su embarazo o interrumpirlo. En ningún momento se brindó contención ni se recomendó apoyo de una Doula.

La particularidad de su situación no estaba en ninguno de los libros de texto de los profesionales convencionales, por ende, era visto como “caso raro” lo cual generaba vacío de responsabilidad profesional a la hora de hacerse cargo de tomar el acompañamiento de esta mujer con un embarazo no convencional.

Ella manifestó que le hubiese sido muy beneficioso encontrar a alguien que la acompañe durante este proceso, tanto desde el punto de vista de la contención emocional como el trabajo corporal.

Así como existe el caso de esta mujer hay muchos otros, donde el vacío profesional que hay en los equipos de salud podría complementarse perfectamente con el trabajo de la Doula.

En casos como este se puede abordar primero el reconocimiento de la propia discapacidad de la mamá gestante, luego desde lo corporal incorporar aquellos ejercicios de movilidad que le sean posibles realizar, complementando con ejercicios de respiración y meditación.

El trabajo de la Doula en estos procesos es fundamental, fijándose encuentros semanales o quincenales, individuales o grupales, los cuales darían a la mujer gestante la oportunidad de verse gestando en heterogeneidad, acompañada por otras madres gestantes, dando así la posibilidad de habitar otro rol que no sea el de “mujer discapacitada gestante”. Esto que parece un simple juego de palabras es determinante para el bienestar de esa gestación.

En el caso de la mujer que citamos sabemos que le ha sido de ayuda poder ser parte de grupos de contención y estar en contacto con otras mamás con patologías físicas. Lo que siempre se subraya en estos casos, es que la generalidad de los consultorios y clínicas no están preparados desde el mobiliario para atender estos casos, no hay rampas, no hay equipamiento que se adapte a sus necesidades, etc.

Leyendo algunas notas encontramos comentarios tales como que “las madres discapacitadas no deberían reproducirse porque traen al mundo hijos discapacitados y es el Estado el que debe mantenerlas”, entre otros comentarios similares.

El propósito de este escrito no es dar juicio sobre la sociedad, pero si proponer abrir la mirada al cambio de percepción sobre la diversidad, llamar a la reflexión y toma de consciencia sobre nuestras palabras, juicios y acciones, como así también a la auto- responsabilidad de las situaciones que vivimos y generamos, para así poder mejorar como seres humanos, para aprender a convivir en paz, respetándonos íntegramente en nuestra convivencia, y lograr ser más receptivos y amorosos ante la diversidad que existe y es parte de nuestra vida.

Entendemos que el acompañamiento en estos casos puede ser de gran ayuda para que esas mamás gestantes puedan vivir su realidad con otra percepción, sin angustia, con amor y aceptación. Pudiendo liberar el miedo que conlleva su maternidad no convencional, el miedo a la mirada ajena, el miedo a los posibles decretos que hagan sobre sus hijos, poniendo el valor del amor por sobre todas las cosas, el amor que todo lo puede, cualquiera sea el cuerpo que lo habite, el amor que no discrimina por  capacidades, y que valora cada cuerpo, cuerpo que en esta existencia, es medio de transporte del alma.

Entendemos que todos podemos tener el deseo y la elección de tomar la decisión de tener hijos o no. Consideramos que la discapacidad no debería ser un obstáculo para la maternidad. Y que cada caso es particular y no se puede estandarizar. En la actualidad nos encontramos con diferentes casos donde el proceso de embarazo y parto en mujeres con alguna discapacidad, se dan con normalidad.

Creemos que es fundamental un buen acompañamiento donde puedan ser abordadas las particularidades de cada una de estas mujeres, como así también el enfoque y trabajo integral de un equipo interdisciplinar (médicos, especialistas, partera, doula, etc.) que se muestre receptivo al deseo de esta mujer y de esta manera promueva la contención, el cuidado, el acompañamiento, las herramientas y el apoyo necesario para la embarazada.

La red de apoyo y los recursos personales con los que la mujer cuente, jugarán un papel importante a lo largo del embarazo, parto y posparto. Pareja, familiares, amigos constituirán la red primaria principal de apoyo y el nivel de implicación, aceptación, contención y ayuda que puedan brindarle, influirá en la vivencia de satisfacción que la mujer pueda tener en relación a su embarazo.

La mujer debe tomar protagonismo durante su embarazo, siendo consciente de su condición física, psíquica o sensorial para poder elegir de manera libre. Es aquí que como doulas tenemos un papel fundamental en el que podamos promover el empoderamiento de la mujer embarazada, para que asuma un rol principal, pueda interrogarse sobre su deseo, hacerse cargo de su salud y búsqueda de bienestar, y tomar decisiones.

Un ejemplo de mujer empoderada es el caso de Estrella Gil, autora del Libro “Maternidad adaptada”. Tiene desde su nacimiento un 90% de discapacidad y eligió ser madre, enfrentándose a sus miedos y a situaciones de discriminación.

Durante una entrevista expreso lo siguiente:

Como Doulas debemos acompañar a la mujer/pareja brindándole ante todo apoyo emocional. El empoderamiento de la mujer embarazada supone una base fuerte y sólida para un embarazo sano y feliz.

Testimonios – Entrevistas

Encuestas

Nombre: Mariana Edad: 43

FPP: 27/04/2018 Fecha de Parto:

Parto: Institución: Trinidad Quilmes

  1. ¿Cuál fue tu sensación corporal al saber que ibas a ser mamá/papá? Sentí un tremendo alivio, como que se me expandió el pecho. Tuve palpitaciones en el primer momento pero luego un gran estado de relajación.
  2. ¿Cual fue tu sensación emocional al saber que ibas a ser mamá/papá? Una mezcla de felicidad y miedo a lo desconocido, al cambio que se viene.
  3. ¿Fue un embarazo buscado? SI/NO… ¿Durante cuánto tiempo? Buscado durante más de 6 años.
  4. ¿Pensaste en otros métodos para concebir? ¿Cuáles? Me hice varios tratamientos y finalmente parece que este dio resultado.
  5. ¿A qué edad quedaste embarazada? 43
  6. ¿Estás en pareja? Hace cuánto Casada hace 10 años.
  7. ¿Cómo vive/vivió tu entorno este embarazo? Con muchas esperanzas y agradecimiento.
  8. ¿Cómo elegiste el obstetra? Fue el obstetra de mi cuñada.
  9. ¿Tenes algún problema de salud o antecedente que los médicos consideren de riesgo? Sobrepeso, hipertensión.
  10. ¿Sabes qué es una Doula y en qué puede ayudarte durante el embarazo? No tengo idea.
  11. ¿Alguna vez tuviste una entrevista con una doula? No.
  12. ¿Sentiste presión social, disconformidad, discriminación o algún tipo de maltrato con respecto a       este embarazo? De todo tipo, primero desde mi familia hasta los médicos me dijeron que soy grande, que ya no debería pretender ser madre. Por otra parte por el peso y como tengo presión alta, que son todos agravantes y que es muy arriesgado. Pero yo me la juego.
  13. ¿Sos consciente de los cambios que se van a producir en tu cuerpo/ que se produjeron en tu         cuerpo? ¿Registras alguno más que otro? En principio molestias abdominales, algunos mareos pero no más que eso. Soy consciente de los cambios y me hago responsable.
  14. En caso de ansiedad ¿sabes que ejercicios de respiración podrías realizar para relajarte? No, nadie me ha comentado hasta el momento.
  15. ¿Alguna vez escuchaste hablar de los centros de energía? No, sinceramente.
  16. ¿Te gustaría tener un acompañamiento psico corporal durante el embarazo? Sería muy interesante, me gustaría poder apoyarme en alguien durante estos meses.
  17. ¿Te parece que la medicina convencional contiene a la embarazada en todos los casos? Estoy bastante enojada con la medicina, más allá del tratamiento que ha dado resultado. Desde el punto de vista de apoyo no he recibido muy buen trato.

 

<< Acceda al trabajo completo AQUI

 

Detalle del proyecto

  • Project Name : Acompañamiento en situaciones no convencionales
  • Date : 01-10-2017
  • Category : ,
Preview

Contactanos

Buenos Aires, Argentina
+54 11 4788 1639
+54 11 4706 2080
info@proyectonatal.com.ar
www.proyectonatal.com.ar

Maternidad y Desarrollo Humano desde el inicio y a través de las etapas de vida. Vínculos saludables para una sociedad más plena. Docencia, asistencia e investigación.
Abrir chat