Compañía y presencia familiar en trabajo de parto y parto

Description

Trabajo realizado por Doulas Natal, Octubre 2017.

Autoras: Johanna Leiva, María Florencia Obregon y Camila Villarruel.

 

Compañía y presencia paterna-familiar en trabajo de parto y parto.

Introducción

El siguiente trabajo se enmarca en el trabajo final del curso de Doula Natal, donde se tiene por objetivo dar cuenta del trayecto teórico práctico realizado durante los meses de cursado. El tema elegido para abordar la consigna fue: presencia paterna/familiar en trabajo de parto y parto. La temática nace en todas las integrantes del grupo desde la importancia de la compañía durante el trabajo de parto. El acompañamiento y la presencia del padre o de algún familiar que le brinde a la mama apoyo y contención en ese momento. Surge también desde la mirada profesional como futuras Doulas, para pensarnos como mediadoras, facilitadoras y contenedoras de esa pareja que está a la espera de la llegada de su bebe, mediante nuestro conocimiento guiar al acompañante para que pueda ser él quien sostenga afectiva y físicamente a la mamá.

Sostenemos como equipo la hipótesis de que un trabajo de parto al igual que un embarazo, con compañía familiar, un contexto ameno y cálido son necesarios para que este pueda ser disfrutado, vivido como una experiencia inigualable y no se convierta en una experiencia traumática. Recopilaremos bibliografía para dar sustento teórico de la importancia y de los beneficios que posee el parto acompañado. Trabajaremos bajo el método de investigación de entrevistas abiertas con familias que han acompañado el trabajo de parto, con madres que han sido acompañadas, con madres que no han sido acompañadas, se analizaran esa información de manera estadística para obtener datos que aporten sustento. Se esbozara una rutina de ejercicios para realizar en el trabajo de parto donde incluya al acompañante como sostén físico y emocional de la mama.

Marco Teórico

El equipo de trabajo toma como marco referencial para realizar el trabajo la ley de parto respetado. Ley Nacional Nº 25.929. En un “parto humanizado” o respetado, independientemente de si es vía vaginal o cesárea, la mujer es protagonista activa, es tratada con respeto y puede estar acompañada por quien elija. Asimismo, recibe información adecuada para la toma de decisiones y es considerada una persona sana. En primer lugar, es importante comprender que en el desarrollo de esta ley se hace hincapié en el derecho que tiene la madre a estar acompañada y contenida por su pareja y/o familia. Este punto es uno de los más importantes, ya que se ha comprobado que el sostén familiar juega un papel fundamental en el desarrollo emocional de la madre y del niño/a.

Articulo 1- Inciso G) “A estar acompañada, por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y postparto.”

No se le podrán exigir requisitos de género, parentesco, edad o de ningún otro tipo al acompañante que elija la embarazada. Tenemos como premisa que el parto sí importa y el nacimiento también. No es lo mismo parir con apuro y miedo que con tranquilidad, acompañada por alguien de confianza que sola y no es igual dar a luz con cortes que sin ellos.

No es lo mismo nacer cuando se está preparado, que ser forzado a nacer antes de tiempo. No es lo mismo nacer tras haber tenido sufrimiento fetal, que nacer sin haber sufrido ningún estrés. El tipo de parto influye en la mujer, influye en su confianza en sí misma y en los que la rodean. Influirá en cómo se sienta física y emocionalmente tras el mismo y cómo afronte el cuidado de su bebé. El tipo de parto y la percepción que la mujer tenga del mismo influirán en su vida reproductiva posterior y en su decisión de ampliar o no su familia en el futuro.

Por otro lado, el tipo de nacimiento influye en el bebé. Influye en su actitud en los meses posteriores, en su nerviosismo y la facilidad o dificultad que encontraremos para calmarle. Influye en la manera en que ese bebé se relacionará con el mundo exterior, bien con curiosidad y arrojo o con recelo y miedo.

Cada parto es único e irrepetible, nacemos una sola vez, y lo que ocurra en esos momentos nos acompañará irremediablemente toda la vida. Porque esta experiencia nos marca, todos debemos velar por cuidar que tenga lugar de una manera saludable y satisfactoria. Por el bien de las madres, por el bien de los bebés, por el bien de todos, tenemos que tomar conciencia de que el parto sí importa y que no solo es importante sobrevivir al parto, sino hacerlo de una manera sana y feliz.

Consideraciones respecto a la compañía

Ante la llegada de un hijo, es importante planificar quién estará en este momento: la pareja, madre, suegra, o alguien que inspire confianza y seguridad. Para llevar un trabajo de parto sin complicaciones es fundamental que la futura madre se encuentre relajada, por eso se debe tomar conciencia de la importancia del acompañamiento durante el parto.

La situación emocional de la mujer es inestable durante el trabajo de parto, tiene sentimientos contradictorios e incertidumbre acerca de lo que va a suceder, por ello la tarea fundamental del acompañante es brindar contención y cariño durante este proceso. Por momentos la mama hará contacto visual con las personas que la acompañan, para asegurarse de que a su alrededor todo está en orden, por eso las miradas que la rodeen no deben ser de preocupación o reproche sino serenas, que le transmitan confianza y seguridad, una sonrisa y una mirada cálida en esa ocasión es todo lo que se necesita.

Desde el equipo contemplamos que es de gran importancia la presencia y participación del padre durante el embarazo, ya que beneficia la vinculación con el hijo o hija por nacer, además de la relación con la madre. Sin embargo, pueden existir algunos hombres que tomen distancia de este proceso, debido a sus propias inseguridades. Ante esta situación lo mejor es no invadirlo y darle el espacio que necesite para afrontar estas inquietudes sosteniéndolo desde nuestro rol de Doula.

Michel Odent habla de la influencia que puede tener la presencia del padre en el parto, especialmente si “no entiende” lo que acontece y se carga de tensión y adrenalina. Ambas son contagiosas y pueden transmitirse a la mujer que pare, entorpeciendo el proceso. No obstante, Odent también piensa que si muchos hombres fueran capaces de entender, respetar y compartir partos y nacimientos respetuosos, el mundo sería un lugar mejor para vivir. Es por esto que la pareja esté presente en el parto debe ser una posibilidad y no una regla fija. Y en todo caso, la mujer debe sentirse libre para elegir quién desea que la acompañe.

Desde que comienzan las primeras contracciones de parto, el acompañante es un apoyo muy necesario para la mujer. Puede ayudarla a sobrellevar el período de dilatación, acompañándola, aliviando los dolores con masajes y ofreciéndole lo que pueda necesitar en cada momento, tanto en casa como en el hospital. Lo deseable es que sea quien se ocupe además de las cuestiones logísticas y organizativas como asegurarse del bolso al hospital, saber de antemano el camino tomar, llevar la documentación necesaria y completar el papeleo requerido.

La persona que realice el apoyo emocional debe estar presente para saber escuchar, ayudar a la madre sin criticar, hablándole siempre en positivo, tocándola sin pronunciar juicio alguno y no haciendo psicoterapia acerca de cómo viene el bebé, porque de eso se trata el apoyo emocional. Creemos que quienes acompañen a las mamás deben estar siempre con ellas y no abandonarlas, eso generaría incertidumbre y miedo. A este dúo de madre y acompañante, proponemos sumar el trabajo de la Doula quien acompañara, ayudara y asistirá sin invadir ni desplazar el quehacer del resto del equipo de salud y la familia que acompaña.

La Doula deberá ofrecer medidas de confort a la parturienta, se encargara de que el ambiente en el cual el trabajo de parto se está desarrollando este alineado con los deseos de la madre. Brindara palabras de aliento y apoyo emocional; ayudara a la madre a cubrir sus necesidades fisiológicas como el uso del baño, tomar líquidos claros, y comer alimentos livianos, la Doula no deberá nunca intervenir en las decisiones que se tomen durante el trabajo de parto, pues se ha informado antes a la madre y acompañante para que estén empoderados. Uno de los principales papeles de la Doula en el trabajo de parto es en la ayuda a manejar el dolor de las contracciones; desde hace ya algunos años, se ha prestado una gran atención a la importancia del alivio del dolor en esta etapa pues es crucial para la evolución y el desarrollo del parto, contribuye a aumentar el bienestar físico y emocional de la gestante y debe ocupar un lugar prioritario en los cuidados que se realicen a la madre.

Existe una amplia variedad de técnicas encaminadas a mejorar las sensaciones físicas y también a prevenir la percepción psicoemocional del dolor de parto que desarrollaremos más adelante.

Análisis de datos

El método utilizado para la producción de este capítulo fue la técnica de recolección de datos de manera primaria a mujeres y acompañantes que estuvieron en el momento del trabajo de parto y parto asociadas con una Doulas, o por algún familiar. Dichas entrevistas indagaban acerca de qué conocimientos tenían del parto, cuál sería su ayuda, si es de importancia acompañar a una mujer en ese período y si tienen el conocimiento de cuál es el trabajo de una Doula.

En líneas generales se puede establecer que en todos los casos el trabajo de parto se inicio entre el final de la semana 39 y 40/41. Se han recopilado datos de madres y padres primerizos. En todos los casos la compañía de la embarazada fue de su pareja y se mostró conformidad con esto. Todas las madres han manifestado el deseo de la compañía de su pareja en el trabajo de parto y parto y se han mostrado conformes y contenidas con esta compañía. El total de las entrevistadas aseguró no hubiese sido la misma experiencia sin la compañía de su pareja. Esto da sustento a nuestra hipótesis de la importancia del rol paterno como compañía y sostén en el trabajo de parto y parto.

Todos los entrevistados han respondidos que sabían que realizar en el momento de desencadenarse el trabajo de parto porque habían asistido a clases de curso de preparto. En sus relatos han dejado plasmados los conocimientos básicos de reconocimiento de inicio de trabajo parto y los han tratado con tranquilidad y armonía. En algunos casos las madres han expresado que no hubiesen soportado la presencia de alguien que no sea del circulo intimo, mientras que en otros casos expresaron que si hubiesen aceptado la presencia de alguien que guíe algunos ejercicios específicos. Ante la pregunta si conocían el rol de la Doula la respuesta por parte de las madres y padres fue diversa. Algunos no conocían cual era su labor, otros solo por nombre y otros habían estado acompañados por una.

Estos gráficos nos permiten interpretar que en el 90% de las personas entrevistadas fue de suma relevancia para la tranquilidad y el confort de la madre, la compañía de la pareja. Los siguientes datos analizados son en base a entrevistas realizadas a parejas de mujeres embarazadas.

Algo que llama la atención del equipo es que en ninguno de los casos los entrevistados conocían el rol de la Doula, no obstante no han manifestado disconformidad en responder las preguntas y abrirse ante el interrogatorio.

En todos los casos creen de suma importancia estar presentes y acompañar a la mama en el trabajo de parto y parto. Han expresado su deseo de ser participes para asistir a la mama, pero también desde su rol de padres entienden la importancia de generar vinculo con el bebe desde el primer momento de vida. Con respecto a la pregunta de cómo podría ayudar en ese momento, han expresado que no saben específicamente como hacerlo, que les gustaría prepararse para eso, que tiene temor a entorpecer, pero hemos percibido las ganas de interiorizarse en el tema, además de percibir gran desconocimiento sobre los momentos y etapas del trabajo de parto y parto. Del total de los entrevistados, el 65% no realizo curso de preparto aun, y el 35 restante está en proceso. Entendemos que es desde aquí que se manifiesta el desconocimiento, al no contar con la información básica sobre acompañamiento en trabajo de parto es que surgen las inquietudes e incertidumbres que plantan.

Ante la pregunta sobre si le interesaría estar acompañado para que pueda acompañar a la mamá con herramientas y técnicas, todos han accedido. Desde los meses previos al parto y durante el trabajo de parto todos los entrevistados están de acuerdo en recibir ayuda y compañía de una Doula.

 

<< Acceda al trabajo completo AQUI

Detalle del proyecto

  • Project Name : Compañía y presencia paterna-familiar en trabajo de parto y parto.
  • Date : 01-10-2017
  • Category : ,
Preview

Contactanos

Buenos Aires, Argentina
+54 11 4788 1639
+54 11 4706 2080
info@proyectonatal.com.ar
www.proyectonatal.com.ar

Maternidad y Desarrollo Humano desde el inicio y a través de las etapas de vida. Vínculos saludables para una sociedad más plena. Docencia, asistencia e investigación.
Abrir chat