La vuelta a casa

Description

Trabajo realizado por Doulas Natal: Pamela Marmissolle, Josefina Matienzo, Manuela Alou y Andrea Reynoso, Agosto 2019

La vuelta a casa

Pregunta de investigación

¿Cómo puede la Doula ayudar a la mamá en “la vuelta a casa” para que durante el puerperio intervengan la menor cantidad de malestares físicos, psíquicos y emocionales en el proceso de relacionarse con su bebé?

Idea fuerza/hipótesis

Cuanta más información tenga la mamá sobre posibles síntomas físicos, psicológicos y emocionales esperables y no durante el puerperio, con más herramientas, seguridad y tranquilidad podrá planificar su vuelta a casa y recibir la atención necesaria, que le permitirá enfocarse en la conexión con su hijo/a.

Partimos de la idea de que “parir es pasar de un estadio a otro. Es un rompimiento espiritual y como todo rompimiento duele” (Gutman, 2015). Las heridas del parto se dan en diferentes niveles; físico, psicológico y emocional. Si la mamá logra anticiparse al momento del puerperio nutriéndose de valiosa información acerca de los cambios esperables y no, en todos los niveles, tendrá más herramientas para atender sus heridas. Cuales quiera que a ella le toquen atravesar.

Para ello, el grupo presentará un material a modo de guía,  con  diferentes  aspectos  a  ser  tenidos en cuenta por la familia antes de la llegada del bebé a casa.

Estos aspectos incluyen:

  • Lactancia.
  • Organización de las tareas domésticas.
  • Red de apoyo, contención o acompañamiento para la mamá.
  • Aspectos físicos.

Introducción

Son de vital importancia los cuidados brindados a la mamá durante este período de transformaciones progresivas posteriores al parto. La mamá, en el puerperio, siente dolor físico por las posibles heridas del parto (episiotomía, cesárea, desgarros, etc) que se suman al dolor o rompimiento espiritual. La Doula puede tener acá un rol importante para la orientación, información, atención primaria, contención y soporte psicológico. Conocer cómo fue el embarazo y parto ayudará a la Doula a saber cómo está llegando esa mamá de “Vuelta a Casa”, le dará las herramientas suficientes para apoyar a la Mamá; tanto en el aspecto físico de su recuperación como así también en el psicológico. Hay que abordar el puerperio desde una perspectiva bio-psico-social. Una atención sanitaria completa es aquella que atiende tanto los aspectos físicos como los psicológicos. Una visión holística y preventiva es esencial para un sano desarrollo de la maternidad.

La Vuelta a Casa

Al hacer hincapié en un abordaje holístico de la “Vuelta a Casa”, nos resulta indispensable pensar, investigar, preguntarnos, buscar respuestas y realizar nuestros aportes desde una mirada interdisciplinaria. Por ello, cada una desde su profesión brindará la información que cree oportuna para poder trabajar con la reciente madre de una manera integral.

A continuación se presenta la información que, desde nuestros puntos de vista, consideramos oportuna para pensar y trabajar entre Doula y madre.

Lactancia

Presentamos en primer lugar la lactancia porque es la novedad máxima para la mujer recientemente devenida madre. Creemos que corresponde a la Doula incentivar el inicio de la lactancia materna a través del apego precoz (contacto piel con piel de la madre y su bebé). Consideramos que este incentivo se da brindando información importante sobre las ventajas de la lactancia materna, desterrando ideas erróneas, informando sobre los últimos conocimientos acerca del arte y la técnica del amamantamiento y sobre las ayudas profesionales y de Grupos de Apoyo a la lactancia con las que pueda contar la madre en el puerperio.

Todo indicaría que DAR LA TETA es un hecho simple y no debería tener ningún tipo de complicación ni ambigüedad, sin embargo este acto de amor esta seguido de varios factores que pueden causar angustia, desesperación y hasta rechazo al hecho en sí de amamantar. Para ello debemos saber que es muy importante contar con una red de contención, información y apoyo idóneo. Por este motivo, el rol de orientación por parte de la Doula es fundamental para incentivar la consulta a una puericultora que pueda brindarle este asesoramiento. La madre, de esta forma, tendrá las herramientas suficientes para elegir o no dar inicio a la lactancia materna.

Si bien desde el punto de vista nutricional, la infancia es un período muy vulnerable, ya que es el único período en que un solo alimento es la única fuente de nutrición (Picciano, 2001), lo que toda madre debería saber es que el alimento que posee en su cuerpo es el más completo y seguro para su bebé. La leche materna posee todo tipo de complemento que su bebé necesita. Tan es así que no todas las leches maternas son iguales; cada mamá produce la leche que su hijo necesita. No es lo mismo la leche para un prematuro, que para un bebé de término, que para uno de 8 meses.

De todas maneras, toda madre debe saber acerca de la importancia de poner al bebé al pecho inmediatamente después de nacer. Este apego precoz brinda la seguridad, el calor y la protección que el bebé busca y necesita. Además el bebé tomará el calostro que lo protege contra enfermedades y le limpia el estómago y aprenderá a mamar correctamente.

Ventajas de amamantar para la madre:

  • La placenta saldrá más rápido.
  • La madre tendrá menos sangrado después del parto.
  • La matriz regresará más rápido a su tamaño normal.
  • La placenta sale con más facilidad y rápidamente.
  • La hemorragia es menor. Disminuye el riesgo de anemia.
  • La madre tendrá pechos menos congestionados cuando baje la leche.
  • La leche baja más rápido dentro de los primeros días cuando el niño o niña mama desde que nace.
  • La madre reduce las posibilidades de fiebre con la bajada de la leche.
  • Las mujeres que amamantan a sus hijos o hijas tienen menos riesgo de cáncer en el seno o en los ovarios.
  • Durante los primeros 6 meses después del parto, las madres tienen menos riesgo de otro embarazo si no les ha vuelto la regla y si el niño no recibe con frecuencia otra cosa que la leche de la madre durante el día y la noche.
  • La lactancia podría facilitar e incrementar el amor de la madre a su hijo o hija.
  • La leche materna está siempre lista y a la temperatura que al bebe le gusta.

Es importante tener en cuenta que el éxito de la lactancia materna no es automático. Es en este momento, el de “la vuelta a casa”, en que la información y apoyo que brinde la Doula podría representar el éxito o fracaso de la lactancia. El común denominador del éxito de la lactancia es que una persona específica se comprometa a ayudar de forma concreta durante un período definido después del parto, ya que la mayoría de las madres entre 6 y 10 días posteriores al parto manejan un alto grado de ansiedad. La calma que se experimenta en presencia de una persona amable, segura hace que la madre se relaje. El lactante siente la calma y la confianza, y duerme. Cuando vuelve a mamar lo hace bien. Hace falta alguien que induzca confianza para romper el ciclo del pánico que sacude a una nueva madre cuando se encuentra sola en casa con un recién nacido que necesita mamar con frecuencia.

Las tomas a realizar por un recién nacido deberían ser entre 8 a 12 veces por día, controlando sus deposiciones y la mojada de pañal, es la mejor manera de corroborar que el bebé está siendo bien alimentado.

Composición de la leche materna

Es un fluido vivo que se adapta a los requerimientos nutricionales e inmunológicos del niño a medida que éste crece y se desarrolla. Los principales componentes de la leche son: agua, proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas. También contiene elementos traza, hormonas y enzimas.

Se distinguen: la leche de pretérmino, el calostro, la leche de transición y la leche madura.

  • El calostro propiamente tal se produce durante los primeros 3 a 4 días después del parto. Es un líquido amarillento y espeso de alta densidad y poco volumen. En los 3 primeros días postparto el volumen producido es de 2 a 20 ml por mamada, siendo esto suficiente para satisfacer las necesidades del recién nacido.
  • La leche de transición es la leche que se produce entre el 4º y el 15º día postparto. Entre el 4º y el 6º día se produce un aumento brusco en la producción de leche (bajada de la leche), la que sigue aumentando hasta alcanzar un volumen notable, aproximadamente 600 a 800 ml/día, entre los 8 a 15 días postparto. Se ha constatado que hay una importante variación individual en el tiempo en que las madres alcanzan el volumen estable de su producción de leche (Neville, 1989)
  • La leche materna madura tiene una gran variedad de elementos, de los cuales sólo algunos son conocidos. La variación de sus componentes se observa no sólo entre mujeres, sino también en la misma madre, entre ambas mamas, entre lactadas, durante una misma mamada y en las distintas etapas de la lactancia. Estas variaciones no son aleatorias, sino funcionales, y cada vez está más claro que están directamente relacionadas con las necesidades del niño. Durante la etapa del destete, la leche involuciona.
  • Las madres que tienen un parto antes del término de la gestación (pretérmino) producen una leche de composición diferente durante un tiempo prolongado. La leche de pretérmino contiene mayor cantidad de proteína y menor cantidad de lactosa que la leche madura, siendo esta combinación más apropiada, ya que el niño inmaduro tiene requerimientos más elevados de proteínas. La lactoferrina y la IgA también son más abundantes en ella.

Bajada de leche

Como ya dijimos la llamada bajada de leche se da entre 4° y 6° día posterior al parto en este momento hay que tener en cuenta que las mama se congestionan mucho por lo que tener un sacaleche a mano o aprender la técnica de extracción manual de la leche sería de gran utilidad, para calmar ese momento como así también luego de las tomas los paños fríos.

La extracción manual de la leche es una técnica muy sencilla que solo requiere de práctica y puede ser de gran ayuda para toda madre en periodo de lactancia.

  1. COLOCA el pulgar y los dos primeros dedos entre 2,5 y casi 4 centímetros por detrás del pezón. Utiliza esta medida, que no es necesariamente el borde exterior de la areola, como guía. La areola varía de tamaño de una mujer a otra. Sitúa la yema del pulgar por encima del pezón a las doce en punto y las yemas de los otros dedos bajo el pezón a las seis, formando la letra “C” con la mano, como se demuestra. Cerciórate de poner los dedos delante de los depósitos de leche. No sostengas el pecho formando una copa con la mano.
  2. PRESIONA el pecho hacia la pared torácica. No separes los dedos. Si tus pechos son grandes, primero levántalos y luego presiónalos en dirección a la pared torácica.
  3. RUEDA el pulgar hacia delante como al tomar huellas dactilares.
  4. Al mismo tiempo, traslada la presión del dedo corazón al índice. FIN DEL MOVIMIENTO DE RODILLO. El movimiento de rodillo del pulgar simula el movimiento ondulatorio de la lengua del bebé, mientras que la presión opuesta de los otros dedos simula la ejercida por el paladar. Este movimiento de extracción imita la succión del bebé al comprimir y drenar los depósitos de leche sin dañar el sensible tejido de la mama. Observa el movimiento por la posición de los dedos en la ilustración
  5. REPITE RÍTMICAMENTE para vaciar los depósitos. Colocar, presionar, rodar, colocar, presionar, rodar…
  6. GIRA el pulgar y los dedos corazón e índice para extraer la leche de los demás depósitos. Utiliza ambas manos en cada pecho. Las ilustraciones muestran la posición de la mano y la mama derecha.

Evita estos movimientos

  • Exprimir el pecho. Puede causar hematoma.
  • Tirar del pezón y la mama. Puede dañar el tejido.
  • Frotar el pecho. Puede irritar la piel.

Cómo saber si tu bebé mama bien o no

Para que el bebé mame bien debe abarcar parte de la areola. La barbilla del niño o niña queda tocando el pecho de la madre; la nariz queda libre para respirar.

La lengua colocada debajo del pezón ordeña la leche de los senos lactíferos. La areola y el pezón se alargan dentro de la boca del niño hasta tocar el paladar. El niño o niña puede sacar bien la leche. El pezón de la madre no se lastima.

Al tomar solamente el pezón, el bebé no exprime los senos lactíferos, por lo tanto, no extrae bien la leche. Cuando a un niño o niña le han dado biberón se confunde y no toma bien la areola.

Al no poder sacar suficiente leche el bebé no queda satisfecho, llora y rechaza el seno. Al no mamar se disminuye la producción de leche. El niño o niña no aumenta de peso porque no está sacando suficiente leche. El pezón se lastima, el pecho se puede congestionar e infectar. La madre con dolor no quiere seguir dando el pecho.

 

<< Acceda al trabajo completo AQUI

Detalle del proyecto

  • Project Name : La vuelta a casa
  • Date : 01-08-2019

Contactanos

Buenos Aires, Argentina
+54 11 4788 1639
+54 11 4706 2080
info@proyectonatal.com.ar
www.proyectonatal.com.ar

Maternidad y Desarrollo Humano desde el inicio y a través de las etapas de vida. Vínculos saludables para una sociedad más plena. Docencia, asistencia e investigación.
Abrir chat