Maternar en Tribu

Description

Trabajo realizado por Doulas Natal: Agostina Vignolo, Alejandra Garona, Bahia Keledjian, Catalina Quiroga y Yanina Cammarata, Abril 2019

Maternar en Tribu

Maternar acompañada es más beneficioso para toda la comunidad que maternar en soledad.

“Se necesita toda una tribu para criar un niño” Proverbio africano.

El maternaje es la suma de atención, disponibilidad, amor, calor, empatía, generosidad, paciencia, comprensión, amamantamiento y sostén.

Es toda una labor que necesita de un respaldo.  Tener la capacidad de responder al encuentro de madrugada para dar de mamar, con la mejor predisposición y entrega total y así lograr una comunión, que dará seguridad y serenidad trasmitida de madre a hijo. Estos primeros momentos que continuarán en la infancia, dejarán sus huellas y moldearan los posteriores vínculos amorosos.

En el periodo de 1980-2010 se inició una revolución en la maternidad. Las mujeres aspiran a la conquista de sus derechos esenciales, la libertad y la igualdad con los hombres. De esta manera, se abre una diversidad de modos de vida. Ahora, las mujeres pueden dar prioridad a sus ambiciones personales, disfrutar de su sexualidad y de una vida de pareja sin hijos, o bien satisfacer su deseo de maternidad, con o sin actividad profesional.

Esta nueva libertad ha traído un aumento de obligaciones y deberes hacías las mujeres. Siendo el blanco a muchas exigencias y criticas de toda la sociedad. La maternidad no es color de rosa y exige un compromiso para toda la vida.

Antes de los años setenta, el hijo era la consecuencia natural del matrimonio. Toda mujer apta para procrear lo hacía sin plantearse demasiadas preguntas. La reproducción era a la vez un instinto, una obligación religiosa y condición para la supervivencia de la especie. Se daba por sentado que toda mujer «normal» deseaba hijos.

La futura madre solo fantasea sobre el amor y la felicidad. Ignora la otra cara de la maternidad hecha de agotamiento, de frustración, de soledad, e incluso de culpabilidad.

El instinto maternal no es tan instinto, no es algo que aparezca primitivamente como la necesidad de comer o dormir. Lo que llamamos “instinto maternal” es la afiliación con una persona, las ganas de crear un hogar o también la misma presión social mencionada que hacen que una mujer sienta o no el deseo de ser madre. Ser madre es una experiencia maravillosa, pero también de extrema responsabilidad.

Algunas mujeres que lo deseaban con toda su ilusión y han pasado un embarazo, un parto o/y un postparto complicado se sienten terriblemente culpables por no sentir alegría. Nadie les explicó que eso es totalmente normal, y que pasará.

“ El problema es que esperamos que las mujeres trabajen como si no tuviesen hijos y críen como si no tuviesen que trabajar”.

Una mujer en gestación necesita del sostén familiar y social para llevar un embarazo sano. Si ella se encuentra cuidada emocionalmente, eso influirá sin duda en el bienestar del bebé. Por esto, es sabido que el entorno afectivo de la mujer gestante es decisivo.

Un estudio de la Universidad de London College lo ratifica, señalando que el apoyo a la embarazada repercute en el peso del bebé, porque aquellas que cuentan con una red de apoyo social durante la gestación tienden a tener niños con mejor peso al nacer.

Contar con el apoyo del padre del bebé, la familia y los amigos contribuye en el estado anímico de la madre que se ve contenida y cuidada por sus seres queridos.

El Hombre también vive una verdadera revolución, una crisis. Ya que se mezclan sentimientos de alegría y entusiasmo, con temor y preocupaciones.

Se plantean lo siguiente:

  • Sentirse excluido.
  • Temor  a los cambios en la vida cotidiana.
  • Incertidumbre.
  • Pánico al parto (qué pasa si la mamá corre riesgo de vida?)
  • Inseguridad económica.
  • Sentir vergüenza por exponer sus sentimientos.
  • Cambios en la parte sexual.
  • Si podrá sostener emocionalmente a la pareja.
  • Si será capaz de cuidar al bebé.

“A veces, me sentía abrumado por lo que mi pareja esperaba de mí, era como si, de repente, ella se hubiera sumido en una nueva dimensión emocional, hipersensible y llena de altibajos, y yo tuviera que ser su tabla salvavidas, su soporte. Muchos días me sentía sin fuerzas, solo, necesitado, pero con ella me sentía obligado a hacerme el fuerte, consolarla, animarla, asegurarle que todo iba a salir bien, cuando yo mismo estaba muerto de miedo”, confiesa Pablo.

El embarazo es una experiencia muy intensa que remueve muchas emociones, tanto a la madre como al padre.

Puede hacer que renazca el niño interior y, así, de golpe y porrazo, nos obliga a enfrentarnos a las carencias o satisfacciones que tuvimos de pequeños. Si fuimos bebés muy queridos, es probable que sea más fácil vivir el embarazo. Si el nuestro fue un parto muy difícil o si nos abandonaron, el embarazo hace que afloren sentimientos muy traumáticos. Es lo que le pasó a Mariano: su padre se había ido de casa cuando él había sido un bebé y su mayor miedo era seguir sus pasos y no tener “lo que había que tener” para criar a su propio hijo.

¿Por qué en Tribu? Acompañamiento durante el embarazo

“El período perinatal es un período crítico en la formación del ser humano, concretamente en el desarrollo del potencial amoroso y su opuesto, el potencial de agresividad.” M. Odent

Durante toda la gestación ocurren distintos cambios a nivel físico, emocional, mental y hasta espiritual que la mujer tendrá que atravesar en un determinado momento de su historia personal, familiar y social.

El acompañamiento profesional puede servir como impulsor del potencial que reside en cada mujer, beneficiándola tanto a ella como a su bebé, familia y comunidad.

Beneficios de contar con una doula al momento del embarazo según encuesta:

  • Reducción/alivio de la angustia y del dolor físico durante el puerperio y TRHA.
  • Participación del entorno.
  • Mejoró el vínculo con el/la bebé.
  • Participación del entorno.
  • Reducción/alivio del dolor físico durante el embarazo y trabajo de parto.
  • Reducción/alivio de la ansiedad.
  • Participación de la pareja.
  • Favoreció la lactancia.
  • Brindó información.
  • Contención/sostén emocional.
  • Empoderamiento.
  • Preparación para el parto.
  • Conexión con el embarazo.

Acompañamiento durante el parto

“Y la forma de lograr un cambio no es yendo en contra de la corriente ni intentando que las mujeres vuelvan a parir a las cavernas, sino devolviendo el espacio simbólico al acto del nacimiento y a toda su periferia, incluyendo el saber médico, las técnicas de las parteras e introduciendo la palabra ya no mágica de antaño, sino la que es capaz de elaborar la psicología actual para dar respuesta a una necesidad ancestral: la de toda mujer y toda familia de sentirse escuchada, respetada, acompañada y sostenida ante la llegada de un bebé en el inicio de la vida.” A. Oiberman

Acompañamiento durante el puerperio

La depresión post parto es un trastorno del estado del ánimo que le sucede a un 20% de las mujeres y puede comenzar al final del embarazo, el parto o el post parto. Sus causas son psicológicas (ya que debe haber una predisposición) pero por sobre todo, sociales debido al ideal e imaginario que circula sobre la “maternidad rosa” donde todo es alegría, satisfacción y placer. Contar con una tribu de apoyo y sostén ya sea familiar, de amistades y/o en grupos de mujeres que están en una situación similar es condición necesaria para la prevención, detección y/o tratamiento de este cuadro. Esto es sumamente importante debido al posible riesgo de vida que puede haber tanto de la madre como del bebé.

Resultados de Encuestas

  • De las 55 mujeres encuestadas, el 98,2% sabía qué era una doula y el 61,8% (35) tuvo una durante la búsqueda del embarazo, la gestación, el parto y/o el post parto.
  • La misma cantidad tuvo acompañamiento individual y/o grupal. Solo dos refirieron haber estado con sus parejas durante los encuentros con la doula y una de ellas también incluyó al hijo.
  • Sólo 1 buscó doula para ser acompañada durante la búsqueda del embarazo y refirió que no volvería a elegirla.
  • La mayoría tuvo doula durante el embarazo, en segundo lugar el puerperio y por último el parto. Varias fueron acompañadas en más de uno de estos momentos.
  • Ninguna mencionó algo negativo con respecto a su doula.
  • El 94,4% volvería a elegir estar acompañada por una doula mientras que el porcentaje restante, la mitad no lo haría y la otra mitad tal vez.

 

<< Acceda al trabajo completo AQUI

Detalle del proyecto

  • Project Name : Maternar en Tribu
  • Date : 01-04-2019

Contactanos

Buenos Aires, Argentina
+54 11 4788 1639
+54 11 4706 2080
info@proyectonatal.com.ar
www.proyectonatal.com.ar

Maternidad y Desarrollo Humano desde el inicio y a través de las etapas de vida. Vínculos saludables para una sociedad más plena. Docencia, asistencia e investigación.
Abrir chat