Plan de Parto

Description

Trabajo realizado por Doulas Natal, Agosto 2016.


Autoras: Catalina Soulas, Clara Andrés, Daniela Vagnenkos, Desiree Leguen, Mechi Marcalain y Pato Camejo.

Plan de parto

¿Qué es el plan de parto?

El plan de parto es un documento por el cual, la madre y el padre pueden manifestar al equipo médico e institución médica, sus preferencias, necesidades y expectativas en relación con la atención que desean recibir. Así se evita tener que hacerlo durante el parto, momento emocional y físico centrado en el proceso vivencial.

Garantiza la comprensión del proceso y la participación activa de las mujeres, además de facilitar la relación y la tarea del equipo profesional.

Ley 25.929

La ley de Parto Respetado* constituye otra gran conquista legislativa. Impulsada por mujeres diputadas y senadoras del Congreso de la Nación y con la influencia de grupos de mujeres. La Ley de Parto Humanizado Nº 25.929  (vigente desde el 21 de noviembre de 2004) y su reglamentación (decreto 2035/2015)  promueven que se respete a la familia en sus particularidades –raza, religión, nacionalidad- y que se la acompañe en la toma de decisiones seguras e informadas.

En su texto, la norma establece que «el equipo de salud interviniente deberá informar en forma fehaciente a la persona en estado de gravidez y a su grupo familiar, en forma comprensible y suficiente acerca de posibles intervenciones que pudieran llevarse a cabo durante los procesos de embarazo, parto, trabajo de parto y puerperio, especificando sus efectos, riesgos, cuidados y tratamientos».

«Cada persona tiene derecho a elegir de manera informada y con libertad, el lugar y la forma en la que va a transitar su trabajo de parto (deambulación, posición, analgesia, acompañamiento) y la vía de nacimiento».

«Toda mujer, en relación con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el posparto tiene derecho a estar acompañada por una persona de su confianza y elección durante los controles prenatales, el trabajo de parto, el parto y el posparto».

*Parto Respetado: el término «parto respetado» o «parto humanizado» hace referencia a una modalidad de atención del parto caracterizada por el respeto a los derechos de los padres y los niños y niñas en el momento del nacimiento. Es decir, en consonancia con las necesidades y deseos de la familia que va a dar a luz.
Cuando se habla de parto humanizado, se habla de generar un espacio familiar donde la mamá y su bebé sean los protagonistas y donde el nacimiento se desarrolle de la manera más natural posible.


Algunas voces:

Perla Prigoshin, titular de la CONSAVIG (Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género) dice en una nota de Telam, sobre la reglamentación de la ley:  «La negación a ingresar acompañada al parto cuando es por cesárea es el motivo más frecuente de denuncia de violencia obstétrica que hemos recibido»

Cuando nosotros indagamos en las instituciones sobre el motivo, la respuesta es que ‘los acompañantes no pueden ingresar por protocolo de las intervenciones quirúrgicas. Sin embargo, no hay demostración científica de que una persona con el equipamiento correspondiente aumente el riesgo de infecciones».

«Cuando una mujer llega a parir ya se la llama ‘mami’, se la infantiliza, y eso no es un tema menor porque se enmarca dentro de un trato que luego se mantiene en el que se establece una relación de poder entre los efectores de salud y la parturienta en la que ésta pierde el control de su cuerpo y de las decisiones que se toman sobre él»

La Prof. Dra. Liliana S. Voto, Profesora Titular y Directora del Departamento De Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina Universidad de Buenos Aires dice: “el parto ha sido deshumanizado de tal manera que tuvo que crearse una ley. Nunca imaginé que era necesario dictar una Ley para legislar lo obvio, lo que la praxis indica que se debe hacer, no sólo con la embarazada, sino con toda persona que se acerca a un establecimiento asistencial a solicitar atención”

Si era tan necesario plasmar en una Ley las características que debe tener la atención de una mujer a partir que se embaraza, la hubiera llamado “Derechos de la Mujer durante el Proceso del Nacimiento “. Qué es lo que toda mujer tiene que saber acerca de sus derechos. La discusión seria trazar una línea clara entre lo que significan los derechos de la embarazada y los procedimientos médicos respecto a la situación concreta de cada embarazo donde no queden ni entrecruzamientos ni lagunas”

 

Un poco de historia

Existen algunos datos que indican que unos 40000 a.c., el parto era atendido por el marido. Por el año 6000 a.c., el ayudar en el nacimiento, se consideraba un arte, que llevaban a cabo las mujeres más experimentadas. Estas mujeres eran cada vez más requeridas durante el trabajo de parto. Así nacen las comadronas, partera u obstetrix (palabra griega de la que derivan obstetra y obstetricia), que durante siglos eran quienes sabían cómo asistir a las mujeres en el parto. Mientras tanto los médicos consideraban que la sangre, heridas y partos no eran trabajos dignos de sus conocimientos.

Fue en el siglo XVIII cuando los primeros médicos se interesaron por la obstetricia y comenzaron a pasar a la sala donde la mujer paría. Se comenzó a estudiar el parto como una ciencia y pronto se desarrollaron instrumentos como el fórceps y se impuso la posición horizontal de la parturienta. Los nuevos avances, además de los nuevos conocimientos de la anestesia y la asepsia en el siglo XIX, hicieron que disminuyera el riesgo de muerte en el parto del bebé y de la madre.

Durante el siglo XX, el control de la natalidad, el seguimiento médico durante el embarazo, el registro tocográfico durante el embarazo y técnicas quirúrgicas como la cesárea han hecho que la gran mayoría de los partos se desarrollen felizmente. Sin embargo, al mismo tiempo que se han producido estos avances, el momento del parto ha sufrido un proceso de deshumanización en el que la madre y la familia se han visto privadas de su derecho de intimidad y elección. Fue en esa época cuando diversos doctores (Lamaze, Bradley, Leboyer, etc.) comenzaron a desarrollar métodos que favorecían un desarrollo natural del parto centrándose en la mujer y/o el bebé, evitando medicamentos e intervenciones médicas innecesarias.

 

A modo de conclusión:

El Plan de Parto busca dar un paso hacia una atención más respetuosa para la madre y el bebé. Y a la vez muestra una realidad de atención sanitaria en embarazo y maternidad muy alejadas del deseo de la protagonista: la madre. Siendo tan frecuentes como indignantes los casos de violencia obstétrica, por la razón para presentar un plan de parto es la falta de confianza. ¿Y en quién podés confiar si no conoces a nadie cuando vas de parto a un hospital? No existen instancias institucionales que hablen de su «filosofía de atención» y presenten sus protocolos y los espacios donde transcurrirá el parto. ¿Cómo aclarar dudas y conseguir respuestas a las preguntas que cada uno tiene respecto a un acontecimiento central en la vida de cada persona, como es el nacimiento de un hijo?

Muchas parejas buscan referencias de profesionales e instituciones de su entorno, esperando que puedan hacer su elección de acuerdo con lo que han visto y escuchado.  En nuestra época el imaginario médico considera que la embarazada es paciente: que padece, que todos los embarazos pueden complejizarse, por lo tanto, no son “normales”. Ante este accionar del modelo médico hegemónico, el presentar un Plan de Parto es un recurso para exigir se respeten los derechos de no intervenir el nacimiento por precaución de reglamento y de revertir ciertas prácticas de modo o comodidad para el equipo que asiste.

Cómo el Plan de Parto manifiesta deseos también indica acciones y por esto es visto como una amenaza en lugar de pensarlo como un mejor modo de comunicación, que sería beneficiado al conocer a la partera u obstetra previamente y hablar con ellos sobre lo que se espera y desea y lo que no.

Para un parto fisiológico la confianza juega un papel fundamental, para que la mujer en trabajo de parto se puede dejar ir, para que pueda perder el control y “dejar fluir” el parto, sabiendo que nada con lo que ella no está de acuerdo va a suceder.

Pero este fluir se ve interrumpido por un sistema de salud que no cuenta con el equipo e infraestructura necesarios para una atención humanizada del parto: obstetras que asisten a 30/40 mujeres por mes, hospitales y clínicas que no cuentan con salas de maternidad y menos aún con salas para trabajo de parto, poca información y formación sobre el embarazo y la maternidad desde las instituciones educativas y poco apoyo estatal a espacios para reflexiones de embarazadas derivan en una idea impuesta socialmente: el parto no es de la mujer sino del obstetra que “hace el parto”. Apremiados por la dirección de la institución, el tiempo y la confianza en una técnica donde son protagonistas, la mayoría de los profesionales sanitarios que no confían en la fisiología del parto y se apresuran a intervenir.

Un plan de parto es simplemente un documento que explica los deseos de la mujer para ella, su bebé y su parto, en ningún caso su intención es ofender al profesional sanitario. Lo que pasa es que en Argentina no está reglamentado, como España, Alemania o Reino Unido.

Y a pesar de la reglamentación, existen casos de jefes de servicio se toman mal recibir un plan de parto, hay hospitales que se niegan a reconocer planes de parto, profesionales a los que se les “olvida” incluirlos en la historia clínica cuando llega por registro.

Una mujer que entrega un plan de parto es una mujer que conscientemente se ha informado y está tomando decisiones sobre su propia salud y sobre la de su hijo; por lo tanto, es una mujer que se hace responsable de su parto, y esto es algo muy importante para una partera o una ginecóloga. En realidad, es algo que debería desear cada profesional que acompaña a una embarazada, ya que le aporta a una buena relación durante el trabajo de parto, pues una mujer que puede confiar, también puede entregarse para ser un canal que manifieste la maravilla de la nueva vida. Los profesionales de la salud y nosotras, doulas, debemos agradecerles que nos permitan estar y acompañar el milagro del nacimiento y la bendición de dar la bienvenida al recién nacido.

 

 

<< Acceda a todo el trabajo AQUI

Detalle del proyecto

  • Project Name : Plan de Parto
  • Date : 2016-08-01
  • Category : ,
Preview

Contactanos

Buenos Aires, Argentina
+54 11 4788 1639
+54 11 4706 2080
info@proyectonatal.com.ar
www.proyectonatal.com.ar

Maternidad y Desarrollo Humano desde el inicio y a través de las etapas de vida. Vínculos saludables para una sociedad más plena. Docencia, asistencia e investigación.
Abrir chat