¿Dejar el Chupete?

Por Lita Alfaya |

Hasta que se inventó el chupete alrededor del 1900, la gente le daba a los chicos objetos calmantes para chupar. Por ejemplo, trapos mojados en agua o miel, trozos de madera o de goma. Hubo muchos males atribuídos al chupete, y malos presagios también.

Hay  investigaciones y advertencias a favor y en contra. La realidad es que más del 75% de los bebés occidentales usan chupete y, en general, no tienen problemas posteriores.

Siempre hablando del buen uso del chupete, y en un tiempo que ronda como máximo los tres años.

El bebé se chupa el dedo en el útero  materno desde el 5º mes del embarazo. Es decir, que de alguna manera, se prepara para la succión, para poder alimentarse. Pero una vez satisfecho continúa el movimiento de succión en el sueño.

En la alimentación (pecho o mamadera) intervienen  la prensión labial y dental, la gustación, la deglución, la aspiración y la expiración, la emisión de sonidos….más los brazos, el olor y las palabras de la madre.

Independiente de la Necesidad descubre progresivamente el Placer de la succión. Es la llamada etapa oral, por la predominancia de la boca. El niño se apega al objeto que le da placer (pecho-chupete-mamadera-trapito-oso) aunque no tenga leche y que le guste Chupetear, sin el esfuerzo de aspirar y deglutir. Le lleva tiempo construir “un yo” y aprender la noción de un mundo diferente de él.

Cuando va creciendo va dejando la boca, la oralidad, y empieza a usar las manos y las piernas; la lengua va aprendiendo  sonidos y palabras. De a poco descubre otros placeres.

 

EL BUEN USO DEL CHUPETE

El chupete lo tranquiliza y re-asegura, el chupete es un poco él mismo y su entorno cuando tiene sueño, cuando la mamá se ausenta, cuando se enoja, cuando se desorienta y, a veces, cuando tiene algún dolor. Pero no es suficiente para “el buen uso” si no va acompañado de la palabra, del sostén corporal y de la compañía del adulto.

El chupete está en el vínculo
Lo que lo calma y ayuda no es sólo el chupete, es el modo vincular. Progresivamente, a lo largo de los dos primeros años, encuentra otras alternativas para sus momentos de tensión o frustración y el sueño. Transita otras experiencias y avanza en el desarrollo.

En el Jardín Maternal
En la separación para ir al jardín el chupete es un “buen compañero”, sobre todo en la etapa de la adaptación.

usar_chupete_proyecto natal blog

 

Algunas opiniones de profesoras del nivel maternal

-María del Carmen Pope  “Ayuda a calmarlo, sobre todo si está cansado o angustiado. Después se necesitan otros recursos: hacerle upa, la palabra. Si lo usa como algo mecánico no le sirve, lo aísla. Muchas veces, cuando se lo persuade para guardarlo recién ahí empieza a explorar-jugar”.

-Cecilia Tapia “No le sirve si el adulto lo usa de tapón. Se lo pone frente a  la angustia, la queja, el  llanto, y después nada. Este año tengo doce chicos en la sala de dos sin chupete”.

– Natalia Vargas “El que es demasiado dependiente no lo ayuda, deja de hacer-explorar. La mayor ayuda es cuanto más chiquitos son”.

-Débora Quiroga “Le sirve para acompañar la angustia y el sueño. Hay que sumar al chupete otros recursos”.

 

Algunas  Observaciones

– Si pensamos que hay algo que no le hace bien hay que consultar, primero al pediatra.

– Hay que ser cuidadoso en el uso del chupete en el primer mes de vida, según el peso del bebé.

– A veces el chupete puede dar gases.

– Hay chicos que rechazan el chupete.

– No necesariamente después del chupete un chico se chupa el dedo.

– Puede o no interferir en la lactancia? Siempre hay que tener una mirada amplia, hay muchas variables que pueden interferir, no sólo el chupete.

– La diferencia entre la succión del chupete y el dedo es que éste hace presión en el paladar. Y según el modo y el tiempo puede afectarlo.

– Mirar cómo y cuándo lo usa nos da pistas para ayudarlo a ir dejando  el chupete. Por ejemplo, sólo lo necesita para el primer sueño, luego lo expulsa.

– No sacarle el chupete  porque “llega Papa Noel que se lo cambia por un regalito”.

– Alrededor del cumpleaños número 2, sería un buen tiempo.

– La separación, la pérdida del chupete no puede estar sola, tiene que estar acompañada de pequeñas –grandes adquisiciones en la autonomía y con ganas de crecer.

– Pensar, reflexionar y decidir si le damos o no chupete…….también podemos cambiar de opinión, los padres o el bebé.

 

¿Querés compartirlo o reenviarlo?
Facebookgoogle_pluspinterestlinkedinmail

One Comments

Deja un comentario