Lactancia en Tándem

Description

Trabajo realizado por Doulas Natal, Agosto 2017

Autoras: Mariana Andreani y Valeria Martina Pereira Avila.

 

Lactancia en Tándem

Antes de comenzar daremos un breve pantallazo sobre los diferentes mitos basados en la lactancia, recién allí podremos abordar sobre el tema correspondiente.

Mitos sobre lactancia

1- Tu leche no le satisface

La leche de la mamá tiene todos los nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé y no hay leche mala. Además, el estómago del recién nacido es prácticamente del tamaño de un poroto, por lo que no necesita grandes cantidades en cada toma. La mamá no tendrá nunca poca leche sino la suficiente para las necesidades de su bebé.

2- Después de los 6 meses, la leche ya no le alimenta

Esto no es así. Conforme el bebé va creciendo, la leche va cambiando y adaptándose a sus necesidades de alimentación y generación de anticuerpos.

3- Es normal que duela dar de mamar

Dar de mamar no debería producir dolor. Sin embargo, la experiencia de muchas madres, y que hasta las hace desistir de la lactancia, es de sufrir grietas e irritación, que provocan mucho dolor. El problema es que el bebé no está teniendo una buena posición para mamar ni un buen agarre y por eso se lastima el pecho de la mamá. Pero el buen agarre se puede enseñar.

4- El bebé debe mamar cada 3 horas

Esto no es cierto. El bebé debe mamar a libre demanda, es decir, cada vez que lo pida. La idea de que se debe esperar cierta cantidad de horas para que los pechos se recarguen, no es correcta. Mientras succiona el bebé, el cerebro recibe órdenes de producir más leche. Por ello, cuando más leche se da, más leche se produce.

5- Si estás enferma, no amamantes

Cuando la mamá está enferma, produce anticuerpos que serán trasmitidos a su bebé a través de la leche. Es decir, es beneficioso que el bebé siga mamando aunque su mamá esté enferma. Además, la mayoría de los medicamentos son compatibles con la lactancia. El sitio e-lactancia.org ofrece un listado de medicamentos que pueden usarse en periodo de lactancia. Por supuesto, existen casos especiales en los que el médico indicará pausar o descontinuar la lactancia.

6- Las comidas que aumentan la producción de leche

Aunque cada región del mundo tiene sus ideas y costumbres al respecto, los estudios científicos dicen que lo que aumenta la producción de la leche es la succión y no algún tipo especial de alimentos. No obstante, es fundamental que la mamá que está dando de mamar se alimente de manera correcta, con una alimentación variada y equilibrada.

7- Si el pezón no tiene punta, no se puede dar de mamar

La verdad es que la forma del pezón no incide en el proceso de amamantamiento, puesto que el bebé debe agarrarse de la areola y no de la punta, para amamantar.

8- Cuando vuelvas al trabajo, no te queda otra que darle leche de fórmula

No. Siempre la mejor leche será la que produzca el cuerpo de su mamá, que es la que se adecua a todas sus necesidades y existen formas de extracción y almacenamiento.

9- Si la mamá se asusta o está muy estresada, la producción de leche se cortará

Solo parcialmente es cierto, pues la bajada de leche puede disminuir o demorarse momentáneamente, debido a que en situaciones de estrés se aumentan los niveles de adrenalina y esto inhibe la subida de la leche; deja de producirse oxitocina, lo que provoca la desaparición temporal del reflejo de eyección o subida de la leche. Sin embargo, basta con que la mamá se relaje, descanse un rato, tome agua, se tranquilice, para que todo vuelva a la normalidad

10-Si te embarazas, debes cortar la lactancia

El embarazo y la lactancia son perfectamente compatibles. Lo que ocurrirá probablemente, es que con el nuevo embarazo, durante unos días, la leche cambiará su sabor y puede que el niño la rechace temporalmente, pero una vez superada esa etapa se puede continuar sin problemas, dando lugar a lo que se conoce como lactancia en tándem.

 

Que es la lactancia en tándem?

Una madre está amamantando a su hijo, vuelve a quedar embarazada, decide no interrumpir la lactancia y seguir dando el pecho durante todo el embarazo. Una vez nacido el pequeño, amamanta a los dos conjuntamente o por separado. Esto es la lactancia en tándem. Tándem, cuya raíz etimológica se halla en la lengua latina, es una noción que refiere a la unión o al trabajo conjunto de dos componentes que resultan complementarios. Las unidades que componen un tándem, de este modo, colaboran entre sí con un fin. Y es desde aquí que queremos desarrollar el tema, sobre las unidades que componen un tándem, que colaboran entre sí con un fin. A continuación detallamos ese fin que encontramos tan beneficioso para la mamá, para el bebé por venir, y para el hermano mayor.

Beneficios de la lactancia en Tándem 

  • Hace que la pérdida de peso del recién nacido sea menor y se recupere más rápidamente. También es habitual que en el hermano menor no se observen las conocidas crisis de crecimiento.
  • Asegura una buena provisión de leche materna al haber más estimulación, la subida de la leche se produce igual, pero con la ventaja de que tienes un hijo mayor que te ayuda a descongestionar los pechos.
  • No favorece el contagio de enfermedades entre hermanos, incluso es probable que el hecho de que la madre comparta la misma inmunidad con ambos hijos consiga que el pequeño reciba defensas para luchar contra los virus o bacterias de los que el mayor es portador.
  • No perjudica la salud de la madre. Seguir dando el pecho durante el embarazo no genera mayor gasto energético ya que suele disminuir de manera importante la producción.

Teniendo en cuenta las necesidades de las madres cuando se les preguntaba sus razones para seguir con la lactancia materna en tándem, las respuestas más frecuentes han sido:

  • Para respetar las necesidades del hijo mayor.
  • Porque tenían interés como madres por vivir esa experiencia.
  • Porque querían favorecer el vínculo entre hermanos.

También están los testimonios de madres que manifiestan sus propias experiencias:

“Amamantar en tándem me facilitó el inicio de la lactancia del menor y disminuyó las molestias que sufrí en la lactancia del mayor como por ejemplo la ingurgitación”

“Haber respetado sus necesidades y no haber interrumpido su lactancia ha creado un vínculo muy especial entre mi hijo mayor y yo”.

“Amamantar en tándem me ha facilitado el poder ayudar a mis hijos a superar sus episodios de celos”.

“He observado que el hecho de mamar juntos ha hecho que mis hijos establezcan una relación muy especial entre sí”.

Dicho esto, se encuentra aún la negativa de algunos obstetras que hasta el día de hoy advierten a las embarazadas, erróneamente, que lactar durante el embarazo puede provocar:

  • Aborto involuntario.
  • Parto prematuro.
  • Retraso de crecimiento intrauterino.

Entonces aquí la pregunta ¿cuál es la razón necesaria para impedir algo que se ha comprobado que es natural? Para encontrar respuestas buscamos más información al respecto, y derivamos en el papel de la oxitocina.

Que es la oxitocina?

La oxitocina es una hormona que liberamos las mujeres en nuestro organismo de manera natural durante algunos momentos de nuestra vida, entre ellos, el parto. Esta hormona comienza a ser producida por una glándula ubicada en la región central cerebral, que se llama hipotálamo, durante los últimos meses del embarazo y se intensifica la liberación cuando llega el momento de dar a luz. La oxitocina interviene en determinados procesos fisiológicos, activando comportamientos a nivel mecánico en órganos específicos como el útero y las mamas, pero también influye en el comportamiento por su acción en determinadas áreas del cerebro. Se la conoce también como la hormona del parto, dada la función que cumple en este momento, y es provocar en nuestro organismo las contracciones del útero para que, por un lado el futuro bebé comience a moverse a través del canal del parto, y por otro lado, para dilatar el cuello del útero y facilitar el paso del niño. El alumbramiento de la placenta exige unos niveles aún más altos de oxitocina que la expulsión del bebé, por eso el pico máximo de oxitocina en la vida de una mujer es justo después del nacimiento del mismo. En el caso de las mamas provoca el reflejo de eyección de la leche favoreciendo la lactancia.

La oxitocina no solo interviene en el cuerpo de la mujer durante el parto y la lactancia, sino que es una de las hormonas centrales de la excitación sexual y de los orgasmos tanto de hombres como de las mujeres. Los niveles de esta hormona en sangre aumentan durante el acto sexual y aún más durante el orgasmo. Durante el orgasmo femenino, la oxitocina produce contracciones uterinas que ayudan a transportar el esperma hacia el óvulo para facilitar la concepción, y durante el orgasmo masculino, la oxitocina provoca contracciones en la próstata y en las vesículas seminales. Además, es considerada un gran mediador y controlador de las emociones y comportamientos sociales como el amor, la memoria, la rabia, la agresión y el establecimiento de correlaciones entre experiencias pasadas y presentes, promueve un aumento del umbral del dolor y un descenso de los niveles de ansiedad, disminuye el miedo e incrementa la confianza, la empatía y la generosidad.

Por tanto bajo los efectos de la oxitocina sentimos bienestar, estamos más tranquilos y con una mayor y mejor predisposición ante los demás. Por eso la oxitocina juega un papel fundamental en el vínculo y el cuidado del bebé. Puede decirse que su misión es facilitar la propagación de la especie. La oxitocina está implicada en comportamientos sociales como la memoria social que es la habilidad para reconocer un individuo del mismo grupo, la formación de vínculos, el apego, la empatía y el comportamiento maternal y paternal. Los niveles de oxitocina son más altos en las hembras que en los machos de cada especie y en ellos provoca conductas agresivas y de competición. Es la hormona del amor, de la calma y el contacto, sólo se libera cuando se dan estas condiciones.

 

<< Acceda al trabajo completo AQUI

Detalle del proyecto

  • Project Name : Lactancia en Tándem
  • Date : 01-08-2017
  • Category : ,
Preview

Contactanos

Buenos Aires, Argentina
+54 11 4788 1639
+54 11 4706 2080
info@proyectonatal.com.ar
www.proyectonatal.com.ar

Maternidad y Desarrollo Humano desde el inicio y a través de las etapas de vida. Vínculos saludables para una sociedad más plena. Docencia, asistencia e investigación.
Abrir chat